Trabajaba en el Facebook de ReL e ingresa de monja de clausura en las Carmelitas Descalzas de Ávila

32262_patricia_del_oro

Patricia del Oro

 

Vengo de hacer el Camino de Santiago, y esta historia hace mención al mismo.

La joven Patricia de Oro, periodista madrileña y colaboradora de Religión en Libertad, ingresó el pasado 28 de agosto de 2016, como carmelita descalza en el convento de San José en Ávila (España).

Deja el periodismo para ser monja de clausura
Patricia acababa de lincenciarse en Comunicación Audiovisual, en el Centro Universitario Villanueva, este mes de junio. Llevaba año y medio trabajando en el Facebook de Religión en Libertad, en calidad de becaria, a las órdenes de su coordinador Gonzalo de Alvear, y tenía un futuro laboral prometedor a pesar de sus veinte pocos años.

Pero una llamada de Dios no se puede esquivar…

Esta es la historia de una vocación contada por la propia protagonista
«Ya desde pequeña me sentía muy cerca de Dios. Cuando tenía 6 ó 7 años recuerdo pensar en Jesús en la cruz y decir ‘tuvo que dolerle mucho los clavos’».

»Cuando tuve 15 años quería tener amigos que creyeran en Dios, y encontré una parroquia con jóvenes muy simpáticos que creían en Dios. Pero conocí a un chico que era muy bueno, muy guapo, muy encantador… lo tenía todo para mí. Él se convirtió en un aliciente para que yo quisiera ir a muchas cosas de la parroquia.

»Fui a un Camino de Santiago y éste chico, la última noche, nos dijo que en septiembre iba a entrar en el seminario. Pasó algún tiempo, y lo recé, y me di cuenta que ese chico no tenía que ser para mí ni para otras, sino para el Señor y para todos.

Para continúar con el artículo pulsa en siguiente enlace:

Joven Periodista nueva vocación Carmelita Descalza

Patricia del Oro cuenta en pocos minutos cómo Dios entró en su vida y decidió ser Carmelita Descalza en Ávila

 

 

El Padrenuestro en suajili

Letra y traducción de Baba Yetu

Baba yetu uliye (Padre nuestro)
mbinguni yetu, yetu (en el cielo, nuestro, nuestro)
Amina! baba yetu, yetu, uliye (Amen! Padre nuestro)
Jina lako milele litukuzwe (Bendito es tu nombre para siempre)
Utupe leo chakula chetu (Danos hoy nuestra comida)
Tunachohitaji (La necesitamos)
Utusamehe makosa yetu, hey! (Perdona nuestros errores)
kama nasi tunavyowasamehe waliotukosea (Así como nosotros perdonamos a los que nos hicieron daño)
Usitututie katika majaribu lakini (No nos dejes caer en la tentación pero)
Utuokoe na yule milele na yule (Líbranos del mal para siempre)
Ufalme wako ufike (Que tu reino llegue)
utakalo lifanyike duniani kama mbinguni (Así en la tierra como en el cielo)
Amina! (Amen!)

Vultum Dei Quaerere, Constitución Apostólica sobre la vida contemplativa femenina

Hoy se ha presentado en Roma la Constitución Apostólica Vultum Dei Quaerere (La búsqueda del Rostro de Dios) del Papa Francisco, sobre la vida contemplativa femenina. El documento indica 12 temas de reflexión y discernimiento para la vida consagrada: Formación y oración; Palabra de Dios, Eucaristía y Reconciliación; Vida fraterna y autonomía de los monasterios; Federaciones y clausura; Trabajo y silencio; Los medios de comunicación y la ascesis.

 

755x491xvoltumdeiquaerere1-755x491-pagespeed-ic-xetw3zmrqt

 

(Zenit) Un número incontable de mujeres consagradas, a lo largo de los siglos y hasta nuestros días, han orientado y siguen orientando toda su vida y actividad a la contemplación de Dios, como signo y profecía de la Iglesia virgen, esposa y madre; signo vivo y memoria de la fidelidad con que Dios sigue sosteniendo a su pueblo a través de los eventos de la historia. Así lo recuerda el papa Francisco en la Constitución Apostólica publicada hoy, Vultum Dei Quaerere, sobre la vida contemplativa femenina.

En el breve documento, el Santo Padre se dirige a las «queridas hermanas contemplativas», y observa «¿qué sería de la Iglesia sin vosotras y sin cuantos viven en las periferias de lo humano y actúan en la vanguardia de la evangelización?» La Iglesia –reconoce el Papa– aprecia mucho vuestra vida de entrega total. «La Iglesia cuenta con vuestra oración y con vuestra ofrenda para llevar la buena noticia del Evangelio a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo. La Iglesia os necesita».

Por otro lado, asegura que no es fácil que este mundo, por lo menos aquella amplia parte del mismo que obedece a lógicas de poder, de economía y de consumo, «entienda vuestra especial vocación y vuestra misión escondida». Y sin embargo la necesita inmensamente.

A propósito del documento presentado hoy, el Pontífice explica que cincuenta años después del Concilio Vaticano II, tras las debidas consultas y un atento discernimiento, ha considerado necesario ofrecer a la Iglesia esta Constitución «que tuviera en cuenta tanto el intenso y fecundo camino que la Iglesia misma ha recorrido en las últimas décadas a la luz de las enseñanzas del Concilio Ecuménico Vaticano II, como también las nuevas condiciones socio-culturales».

Así, para ayudar a las contemplativas a alcanzar el fin propio de su específica vocación, el Santo Padre invita a reflexionar y discernir sobre doce temas de la vida consagrada en general y, en particular, de la tradición monástica.

Formación

Considerando el actual contexto sociocultural y religioso, el Papa pide a los monasterios que presten mucha atención al discernimiento vocacional y espiritual, sin dejarse llevar por la tentación del número y de la eficiencia. Igualmente, pide que aseguren un acompañamiento personalizado de las candidatas y promuevan itinerarios formativos aptos para ellas, quedando entendido que a la formación inicial y a la formación después de la profesión temporal se debe reservar un amplio espacio de tiempo, en la medida de lo posible no inferior a nueve años, ni superior a los doce.

Oración

El Papa les pide que recuerden que la vida de oración y la vida contemplativa no pueden vivirse como repliegue en ellas, sino que deben ensanchar el corazón para abrazar a toda la humanidad, y en especial a aquella que sufre. Así las exhorta a ser fieles «a la oración litúrgica y a la oración personal, que es preparación y prolongación de la anterior».

Centralidad de la Palabra de Dios

Indudablemente la oración y la contemplación son los lugares más aptos para acoger la Palabra de Dios, pero al mismo tiempo, tanto la oración como la contemplación brotan de la escucha de la Palabra. «Que vuestra jornada, personal y comunitaria, esté ritmada por la Palabra de Dios. Vuestras comunidades y fraternidades llegarán así a ser escuelas donde se escucha, se vive y se anuncia la Palabra a cuantos se vayan encontrando con vosotras», pide el Papa.

Sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación

A este propósito, asegura que «es loable, por tanto, la tradición de prolongar la celebración con la adoración eucarística, momento privilegiado para asimilar el pan de la Palabra partido durante la celebración y continuar la acción de gracias».

De la experiencia gozosa del perdón recibido por Dios en este sacramento –añade– brota la gracia de ser profetas y ministros de misericordia e instrumentos de reconciliación, que tanto necesita hoy nuestro mundo.

Vida fraterna en comunidad

La vida monástica –asegura Francisco en el documento– conlleva la vida comunitaria en un proceso continuo de crecimiento, que lleve a vivir una auténtica comunión fraterna, una koinonia. Esto pide que todos los miembros se sientan constructores de la comunidad y no sólo consumidores de los beneficios que de ella pueden recibir.

La autonomía de los monasterios

En este punto, el Papa precisa que la autonomía favorece «la estabilidad de vida y la unidad interna de cada comunidad», garantizando las mejores condiciones para la contemplación. Dicha autonomía, añade, no debe sin embargo significar independencia o aislamiento, en particular de los demás monasterios de la misma Orden o de la familia carismática.

Las Federaciones

El Pontífice explica que las federaciones tienen como principal finalidad promover la vida contemplativa en los monasterios que las componen, según las exigencias del propio carisma, y garantizar la ayuda en la formación permanente e inicial, como también en las necesidades concretas, intercambiando monjas y compartiendo los bienes materiales; y tendrán que favorecerse y multiplicarse en función de estas finalidades.

La clausura

El Santo Padre recuerda que «la pluralidad de modos de observar la clausura en una misma Orden ha de considerarse como una riqueza y no como un impedimento para la comunión, armonizando diversas sensibilidades en una unidad superior». Dicha comunión –indica Francisco– podrá concretarse en varias formas de encuentro y de colaboración, sobre todo en la formación permanente e inicial.

El trabajo

Para que el trabajo no apague el espíritu de contemplación, aconseja Francisco a las contemplativas, y para que su vida sea pobre de hecho y de espíritu para consumarse en sobriedad trabajada, como les impone la profesión, con voto solemne, del consejo evangélico de pobreza, les pide que realicen el trabajo con devoción y fidelidad, sin dejarse condicionar por la mentalidad de la eficiencia y del activismo de la cultura contemporánea.

El silencio

En la vida contemplativa el Santo Padre considero importante «prestar atención al silencio habitado por la Presencia, como espacio necesario de escucha y de ruminatio de la Palabra y requisito para una mirada de fe que capte la presencia de Dios en la historia personal, en la de los hermanos y hermanas que el Señor os da y en los avatares del mundo contemporáneo».

Los medios de comunicación

En este punto, el papa Francisco las exhorta a un prudente discernimiento para que estén al servicio de la formación para la vida contemplativa y de las necesarias comunicaciones, y no sean ocasión «para la distracción y la evasión de la vida fraterna en comunidad», ni sean «nocivos para vuestra vocación o se conviertan en obstáculo para vuestra vida enteramente dedicada a la contemplación».

La ascesis

Finalmente, el Santo Padre las recuerda que «vuestra vida enteramente entregada adquiere un fuerte sentido profético; sobriedad, desprendimiento de las cosas, entrega de sí en la obediencia, transparencia en las relaciones, todo se hace más radical y exigente para vosotras por la opción de renunciar también al espacio, a los contactos, a tantos bienes de la creación como modo singular de ofrecer el cuerpo».

vultum_260x174

Tomado de InfoCatólica

Santa María Magdalena

Para Descargar mp3

María Magdalena

Al levantarse la aurora
con la luz pascual de Cristo,
la Iglesia madrugadora
te pregunta: “¿A quién has visto?”

“¿Por qué lloras en el huerto?
¿A quién buscas?” “A mi amado.
Buscando al que estaba muerto,
lo encontré resucitado.

Me quedé sola buscando,
alas me daba el amor,
y, cuando estaba llorando,
vino a mi encuentro el Señor.

Vi a Jesús resucitado,
creí que era el jardinero;
por mi nombre me ha llamado,
no le conocí primero.

Él me libró del demonio,
yo le seguí hasta la cruz,
y dí el primer testimonio
de la Pascua de Jesús.”

Haznos, santa Magdalena,
audaces en el amor,
irradiar la luz serena
de la Pascua del Señor.

Gloria al Padre omnipotente,
gloria al Hijo redentor,
gloria al Espíritu Santo:
tres personas, sólo un Dios. Amén.

resucitado-maria-sepulcro-magdalena-marias-jesucristo-resurreccion

Maria Maddalena Decreto Papa Francisco by abunadi on Scribd

Blanca Bravo, autora de “La otra vida” (Novela Histórica sobre Santa Teresa de Jesús)

blanca_bravo_03_thumb_7001

“Si en ocasiones la realidad supera a la ficción, esta ficción quiere imaginar una realidad”

Blanca Bravo salta de la vida académica a la literatura gracias a su novela histórica “La otra vida”, con la que ganó el Premio Internacional de Narrativa Marta Mont Marçal. La vida de Teresa de Jesús y la investigación sobre quién escribió el Lazarillo de Tormes centran la trama de una novela de una gran calidad, escrita de manera exquisita y elegante. El libro ha sido publicado por Roca Editorial.

La autora barcelonesa nos explica en la entrevista todos los secretos, que se pueden contar de la novela. El lector encontrará una sólida aventura sobre el asesinato de un copista de la obra de Teresa de Ávila. La emoción y la intriga están aseguradas en esta novela que hace una magnífica recreación del siglo XVI español. Deleitar entreteniendo, qué más se le puede pedir.

¿Por qué se decidió a presentar su novela “La otra vida” al Premio Internacional de Narrativa Marta Mont Marçal?
Porque, aunque hay varios personajes protagonistas en la obra, uno de los más significativos es Teresa y su categoría de monja, mujer y escritora parecía encajar bien en la idea de que formara parte de un premio otorgado el día de la mujer, dedicado a una mujer, ideado por una mujer y respaldado por un círculo femenino.

¿Qué le ha significado personalmente ganar dicho premio?
La enorme satisfacción de ver publicado un texto que nació como idea delirante hace ya cinco años. Siempre agradeceré la confianza que pusieron en el texto Marta Hernández, como presidenta del premio; Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial; Blanca Sancho; Isabel Martí, de la agencia IMC, y Hortènsia Galí, en nombre de la Fundación Jordi Sierra i Fabra. El premio supuso, además de un respaldo económico, una obra magnífica de la pintora Antonia Cortijos y un cava excelente que me permite ir celebrando la publicación periódicamente.

Su novela se mueve en varios géneros literarios, ¿en cuál lo encuadraría usted?
Ha encajado perfectamente como novela histórica porque sus personajes vivieron en el siglo XVI, pero yo creo que es una novela de investigación, no policiaca, sino literaria. Es una tesis doctoral sin notas a pie de página.

La otra vida” gira en torno de la figura de Teresa de Ávila. ¿Qué es lo que más le atrae de la monja carmelita?
Su capacidad de aislamiento para producir intelectualmente. La posibilidad que le ofreció el convento, aun a pesar de todas las relaciones sociales que indudablemente tuvo que mantener para llevar a cabo su tarea como fundadora y reformadora, de encontrarse consigo misma y escribir. El éxtasis y la oración personal a solas, sin intención alguna de desmerecer su sincero misticismo, quizá no fueran más que una sesión de autoconocimiento y de genialidad.

Cómo especialista en literatura española, ¿qué es lo que más le atrae de Teresa de Jesús?
Por lo que se refiere a la literatura, su dominio del lenguaje para recrear las terribles contradicciones que debían de acometerla en las horas más oscuras, o más luminosas, de la noche.

¿Cree que se le ha hecho justicia en los actos conmemorativos que se han realizado en el año de su centenario?
Creo que el aparato de homenaje que giró en torno a su figura hubiera contentado a su parte de creadora reformista y escritora a la fuerza porque se valora la inmensa tarea que llevó a cabo, pero hubiera sonrojado por exceso a la humilde servidora de Dios y de la pluma. En todo caso, una reivindicación siempre es positiva, puesto que se resucita su vida con la memoria. Este ejercicio es siempre válido.

¿Cómo calificaría la narrativa de la santa abulense?
Elaborada y muy bien estructurada.

Otro protagonista indirecto es el libro del Lazarillo de Tormes, en el libro nos da algunas pistas pero ¿se llegará a saber en alguna ocasión quién fue el verdadero autor del libro?
En La otra vida, el nombre de quien la escribió es desvelado. Fuera del mundo de la ficción, estoy convencida de que aparecerá algún documento que afirme, sin posibilidad de cuestionarlo, quién firmó ese magnífico libro. Puede que esta novela no ande equivocada… Si en ocasiones la realidad supera a la ficción, esta ficción quiere imaginar una realidad.

La trama de su novela contiene muchos enigmas y la investigación sobre el asesinato del monje copista. ¿Por qué alterna la recreación histórica con la investigación de los orígenes del Lazarillo?
La novela parte de un supuesto que se desvela al final. Necesité recrear la biografía de los personajes reales, pero también la biografía del texto del Lazarillo. Todo lo que se sabe sobre esta obra juega un papel importante en la novela, pero también lo que se supone. Es muy sugerente utilizar hipótesis que grandes hispanistas han valorado, como la idea de que exista una edición perdida que nunca ha aparecido. Ese texto mítico, probable pero todavía no constatable, permite muchas páginas.

¿Le resulta complicado alternar personajes reales con otros salidos de su imaginación?
Esa fue la tarea más divertida. Mi formación académica me obligaba a constatar todo, a confirmar lo que afirmaba y a darle un perfil histórico a todos los personajes. Comprendí que esa actitud me coartaba si quería salir del corsé académico. “No hay verdadera creación sin riesgo y, por lo tanto, sin una cuota de incertidumbre”, afirmó García Márquez en una entrevista. Me lancé entonces a la grata ilusión de lo ficcional sin estar convencida de que eso funcionara. En todo caso, Rodrigo y Josef Bonnín me resultaron de extrema utilidad. Con esos dos personajes que nunca existieron en el siglo XVI (me inspiré en mi exalumno Joan Tomàs para idear el personaje de Rodrigo, el joven curioso e intelectual, y en el cartelista Carles Fontserè, sabio inquieto y experto conocedor del judaísmo, a quien tuve la fortuna de conocer en su preciosa casa de Porqueres), dos personajes inventados y llevados a la época de Teresa, podía imaginar unos días verosímiles en la vida de seres que realmente existieron, como la monja y su amigo Diego. La correspondencia que mantuvieron ambos es real y se conserva. El texto busca la magia de fundir lo que fue y lo que pudo ser.

Diego Hurtado de Mendoza fue un pensador del que hoy conocemos poco de su obra. ¿Ha querido reivindicarlo en la novela?
Cualquier persona que haya dedicado tiempo a la escritura merece mi respeto. Si la obra ha conseguido revindicar su figura, será estupendo. Sin embargo, lo que sí me propuse fue mostrar a Teresa como escritora que produce, aunque sea en la intimidad de su celda y sin esperar la mirada del lector, obras consideradas poco modélicas. Su espiritualidad no es debatida hoy. También hay quien postula, utilizando su figura, un feminismo que, a mi parecer, resulta anacrónico. Sin caer en la tentación de observarla con la mirada del pensamiento actual, que difiere quinientos años del mundo en que ella caminó, no cabe duda de que fue una mujer absolutamente especial que dejó un modelo de vida alternativo al que era usual en su tiempo para una mujer, e incluso para una monja.

Felipe II, el rey Prudente, le muestra como frío, calculador y egoísta. ¿Cuál es su opinión personal de este rey?
Aunque en realidad nunca le llegué a conocer, me parece algo perverso que quien tuviera tanto celo en la conservación de la fe y la obediencia religiosa, sobre todo estimulando el rigor de la Inquisición, se hiciera con volúmenes que él mismo declaraba perniciosos. El inventario de los libros que manejaba y del que hoy disponemos me parece extremadamente seductor, pero muestra a un tipo incoherente que no predicaba con el ejemplo. Y lo malo es que ese ejemplo resultó fatal para muchos. Por lo demás, ahondar en los puntos negros que se le han adjudicado, como la participación en una ejecución secreta de su propio hijo, me sirvieron como soporte para el enfoque de intriga que estaba tomando la novela. De algún modo, se requería un antihéroe, un antagonista, y el relato fue dibujando su rostro. No tengo absolutamente nada personal contra este rey que vivió entre libros.

¿Fue tan importante para él su biblioteca y su pinacoteca?
Creo que para este rey, muy distinto del hombre de acción y del viajero que había sido su padre, la literatura y el arte fueron fundamentales. Más allá del alarde de poder que significaba tener un volumen de cada ejemplar publicado en un momento en que el libro era considerado un objeto de lujo y un signo de distinción intelectual, creo realmente que era una persona dominada por las contradicciones a las que le lleva la lectura y la observación del arte. El conocimiento adquirido implica duda, y eso es bueno.

Otro tema que toca es el de la Inquisición. ¿Qué papel jugó a nivel cultural y literario?
La Inquisición, como cualquier aparato censor, nos obliga a estudiar más los silencios que las proclamas. Es muy interesante observar qué se escribe en una época de prohibición, pero hay que estar muy atento a lo que deja de publicarse o lo que se considera fatal y aparece públicamente en índices que son listas negras. En realidad, toda esta obra gira en torno a un silencio: el de una pluma que no se atrevió a firmar.

¿Qué papel jugaron los judíos en la preservación de los conocimientos antiguos?
La cultura judía tiene como pilar imprescindible la consideración del libro como el vínculo con las generaciones de sabios anteriores, a quienes venera por el valor de la tradición y la enseñanza transmitida. El texto de la Torah es literalmente intocable. Ante este valor que le confieren al libro, es muy sugerente imaginar a un librero converso, sabio, conocedor de lo permitido y también de lo prohibido, que se convierte en un guardián de los textos que, aun siendo censurados, valían la pena. Como fidelidad hacia su credo y rebelión contra el impuesto, manejar títulos prohibidos por la jerarquía cristiana se convierte, para el judío convertido a la fuerza, en un modo de demostrar su fe auténtica.

¿Qué parte de la historia le resultó más difícil de escribir, la recreación histórica o la parte de la investigación?
En realidad, lo difícil fue el equilibrio entre ambas. Por un lado, los datos históricos son claros e inamovibles. Por otro lado, la ficción podía sostenerse sin una monja que fue santificada, sin un noble diplomático que murió sin descendencia y sin que apareciera un rey con mala suerte personal y sin piedad política. El auténtico reto fue enhebrar ambos discursos y darle a la costura, si no credibilidad, sí verosimilitud dentro del universo de la novela. La otra vida quiere ser un juego literario, un ejercicio de entretenimiento que propone una tesis. Toda tesis se enfrenta, desde el momento en que se enuncia, a una antítesis. Tiene que estar preparada para la dialéctica.

De todos los personajes que describe en la novela, ¿cuál es el que más le ha hecho disfrutar escribiendo?
Teresa. Disfruté imaginando a una mujer. Me proponía, con los ojos cerrados, recrear lo que debió de sentir como persona real que existió, aunque con el transcurso de los siglos y su santificación parece que sea algo incorrecto incluso el hecho de humanizarla. Recreé su condición de mujer que menstrua, que siente calor en los rigurosos veranos de la meseta sin aire acondicionado ni ventilador, que tiene debilidades y las comenta con personas afines, que escribe lo que le aconsejan sus superiores eclesiásticos, pero también otras cosas que nunca le hubieran permitido ni siquiera pensar. Imaginar las horas de Teresa me hizo disfrutar.

Tomado de Todo Literatura