Un episodio existencialista en la vida de Teresa de Ávila

Teresa, de la rueca a la pluma

terertvePedro Paricio Aucejo

Como corriente cultural, el denominado existencialismo filosófico y literario situó el centro de su reflexión en el conocimiento propio e inmediato de la existencia humana concreta. Desde esta perspectiva, cada persona debería encontrar un sentido a su vida, por lo que, al no tener el hombre más remedio que subsistir eligiendo, su necesidad irrevocable de optar siempre por algo le llevaría al riesgo y la angustia. Desde Kierkegaard (1813-1855) a Sartre (1905-1980), la imposibilidad de sustraerse a la elección provoca un peculiar estado de ánimo: el individuo no se angustia ante una situación objetiva y susceptible de ser tratada con lógica, sino que, al estar ausente la racionalidad, se angustia por todo. Su angustia se convierte en signo de la existencia, porque no se la producen las cosas sino la conciencia de su libertad.

Este existencialismo se dio desde la segunda mitad del siglo XIX al mismo período del XX…

Ver la entrada original 616 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: