El Trigo y la Vid

El rocío se desprendía de su noche, el barullo de mi aldea estalló. Ha pasado el invierno, las lluvias han cesado y se han ido, las delicadas margaritas brotaron por todas partes sin tener miedo de ser aplastadas ni renunciar a su irresistible encanto para mariposas y abejas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: