La Beata Francisca d’Amboise y el inicio de la monjas carmelitas

Si pedimos el nombre de una monja carmelita, la respuesta de muchos será Teresa de Ávila. Quizás alguno dijera Teresita del Niño Jesús, u otro conocedor del Carmelo pensara en María Magdalena de Pazzi. Sin duda, todas ellas y otras muchas son santas extraordinarias del Carmelo. Pero, si la historia del Carmelo empieza con un puñado de hermanos en Tierra Santa, ¿cuándo y dónde aparecen en escena el Carmelo femenino para que después puedan surgir esas brillantes figuras?

hay una beata del s. XVI, cuya memoria litúrgica celebramos hoy, mucho menos conocida, con la que se origina el Carmelo femenino en Nantes (Francia) por el encuentro de una mujer de la nobleza -la duquesa Françoise d’Amboise- y el beato Juan Soreth.

La Beata Francisca d’Amboise, carmelita -duquesa de Bretaña en el siglo- nació en plena Guerra de los Cien Años, en el castillo de Thouars el 9 de mayo de 1427, Françoise, hija del muy rico señor Louis d’Amboise y Marie de Rieux, se encontró muy pronto confrontada con la violencia de los grandes y desde sus primeros días, debe huir con su madre a la corte de Bretaña. Vivió primero en Vannes, luego en Nantes.

Criada en la piedad, la fuerza y ​​la dulzura, Françoise tuvo que casarse a la edad de…

Continúa en RINCÓN CARMELITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: