Belen de la Cruz

Hace un par de años Alfa y Omega publicaba lo siguiente:

Belén Pery Osborne se convirtió en contemplativa muy joven. En su caso, fue a los 21 años cuando ingresó en las carmelitas descalzas del convento cordobés de San Calixto.

Sin embargo, la vida de Belén de la Cruz –nombre que se puso en su profesión– es sobre todo un «testimonio elocuente ante la muerte», asegura monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba. La joven murió el pasado mes de abril, a los 33 años, tras nueve meses de batalla contra el cáncer.

«La muerte a todos nos asusta, y más si uno es joven, pero ella la afrontó con paz y serenidad», asegura el prelado.

Pocas horas antes de que muriera, monseñor Fernández estuvo en San Calixto «para consolar a las hermanas. Una de ellas me confesó que “no sabía que estaba tan mal”».

Cuando las monjas se juntaban en el tiempo de recreación, Belén «hacía un gran esfuerzo, hasta el punto de que algunas de las monjas no sabían de la gravedad de la situación», confirman desde la familia de Belén.

De esta forma, la religiosa hacía honor a su sobrenombre de profesión. «Decía que en la Cruz está la salvación y la paz.

Un día, en una sesión de quimioterapia, la médico se interesó por su nombre y le preguntó: “¿por qué de la Cruz?” Contestó: “Porque la Cruz es una bendición. ¿Qué hace un sacerdote cuando da la bendición? La señal de la cruz. ¿Qué hacemos cuando nos santiguamos? La señal de la cruz. En la Cruz está todo. En ella está la salvación y la paz”», recuerdan.

El funeral –presidido por el obispo de Córdoba– y el entierro tuvieron lugar un sábado en el convento de San Calixto, que está situado en mitad de Sierra Morena.

A pesar del mal tiempo de aquel día, a la celebración acudieron cientos de personas, muchos de ellos jóvenes –primos de Belén, compañeras de colegio, de la universidad…–.

Con la iglesia conventual a rebosar, es como si Belén Pery Osborne –ya desde el cielo– hubiera sustituido su propio sepelio por una de esas irradiaciones espirituales ad extra de las que habla el Papa Francisco en los recientes documentos presentados.

«Las monjas están muy confiadas en que la madre Belén les traerá muchas bendiciones para el monasterio y, seguro, muchas vocaciones. Viven el momento con mucha fe y, también, con muchas lágrimas», concluye el obispo.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero

https://alfayomega.es/153026/monjas-del-siglo-xxi

Fecha de Publicación: 24 de Mayo de 2018

Hace unos días se ha presentado en Cádiz un libro que relata la vida Belén Pery Osborne, su nacimiento, su ingreso en el convento de Carmelitas Descalzas y su experiencia durante sus 13 años como carmelita hasta su fallecimiento a los 33 años.

Mira esto… 👀
https://pin.it/4ugegFj

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s