De Belén a Jerusalem (Figuritas de Semana Santa)

Según dicen, la primera representación del “Portal de Belén se le atribuye a San Francisco” en Italia a principios del siglo XIII d.C. Esta escenificación consistió en un “Belén Viviente”, con la “mula y el buey incluidos” en la provincia italiana de Rieti. San Francisco
construyó un portal de madera y paja, donde se representaron algunas de las escenas anteriores y posteriores al nacimiento de Jesús. Esta brillante y feliz idea se fue extendiendo por otras localidades y, finalmente, pasó a los hogares italianos.

Otras fuentes indican que proviene del siglo XV, desde Nápoles, el lugar donde se elaboró, en barro, el primer conjunto de figuras del Belén y que, en el siglo XVIII,  el Rey Carlos III, fue quién impulsó su extensión por toda España.

Sea como sea, hace un par de semanas, entrando a Misa a una iglesia que para mi tiene un significado especial, la que está en Ferráz, Inmaculado Corazón de María, me encontré algo que no esperaba. Al principio, de lejos pensé: ¿Un Belén en Semana Santa?. No, no era un Belén, era Jerusalem.

Conozco al párroco, Jaime Aceña, desde hace más de 20 años. El fue quien propició mi entrada a la Espiritualidad Carmelitana, y me dijo que estas figuras y detalles los ha hecho un padre Claretiano, y la verdad, que hice unas fotos, y quiero compartirlas, porque tienen arte, trabajo, laboriosidad, y uno identifica fácilmente, se mete muy bien en las distintas escenas que representa, que es como un pequeño Vía Crucis que podemos ir siguiendo haciendo oración.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.