Para llegar al cielo

Para llegar al cielo no hay que saber, hay que amar

Para llegar al cielo no hay que saber, hay que amar

Lo decía Santa Teresa, que no presumía de saber sino de amar. Para llegar a las moradas celestiales, el amor es imprescindible, el conocimiento no. Porque el amor es el mejor sistema, además del más eficiente a la hora de conocer.

Y el mismo libro de las moradas insiste, con aquel gracejo de la recia Teresa y del castellano antiguo (el secreto para entender el castellano antiguo es leerlo en voz alta aunque sea la voz de pensamiento, porque obliga a leer despacio: “Quizás no sabemos qué es amar y no me espantaré mucho, porque no está en el mayor gusto sino en la mayor determinación de desear contentar en todo a Dios y procurar en cuanto pudiéramos no ofenderle, y rogarle que vaya siempre adelante la gloria de su Hijo y el aumento de la Iglesia Católica. Esas son las señales del amor”.

No es verdad que no puede haber un máximo amor sin un mínimo conocimiento, pero sólo se conoce lo que se ama.

Eulogio López

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s