Encuentro Europeo de Jóvenes (EEJ) Ávila 2015

El Encuentro Europeo de Jóvenes (EEJ) ya está en marcha. Miles de personas abarrotaron esta noche la explanada del Lienzo Norte de Ávila, en el acto de inauguración.

Las palabras de bienvenida corrieron a cargo del obispo de Ávila, Monseñor Jesús García Burillo; del obispo responsable de Juventud en la Conferencia Episcopal Española, Mons. Xavier Novell; del alcalde de la ciudad, José Luis Rivas y del P. Miguel Márquez, OCD, Provincial de la Ibérica y Presidente de la Fundación V Centenario.

El P. Márquez se ha dirigido a los jóvenes como si en realidad fuera la propia Santa Teresa la que les escribía una carta a los participantes en el Encuentro:

“Soy carmelita, hijo de Santa Teresa, y me han pedido que os diga una palabra de bienvenida, pero prefiero que sea la Santa, ella misma, la que os hable, con sus palabras, con sus ideas.

CARTA DE SANTA TERESA DE JESÚS:
A MIS AMIGOS JÓVENES REUNIDOS EN ÁVILA
CON MOTIVO DEL V CENTENARIO DE MI NACIMIENTO.

Que la gracia del Espíritu Santo sea en vuestras almas, queridos jóvenes.

Harto me he holgado al saber de vuestro encuentro europeo.

Mucho contento tiene mi alma de veros en la tierra que me vio nacer, en los lugares de mi infancia y juventud. En esta misma tierra que pisáis yo sentí que Dios tenía una historia de amor para mí… un sueño único… y me embarqué como tantos caballeros de mi tiempo hacia el nuevo mundo, yo hacia una verdad que estaba tan lejos y tan cerca como mi propio corazón. Aquí, en este mismo suelo que pisáis, Él, mi Señor, me salió al encuentro y se inició nuestra aventura.

He sabido que venís con la intención y el lema de ser amigos fuertes de Dios. Os invito a que os atreváis a serlo, a que nunca os paralice el miedo de mirarle a la cara a Dios, directamente a los ojos, sin volver la vista. Si supierais quién es y cómo es, comprenderíais que os quiere más de lo que podéis imaginar ni entender. Mi aventura fue tan apasionante como la de un nuevo mundo, no aprendido en los libros.

Esme gran lástima y he miedo que a muchos se les pase la vida sin conocerle, sin ser sus amigos, y sin conocerse de verdad por dentro; tened miedo de no ser amigos de verdad unos de otros, en común unión, en la misma barca, que como os dice el Papa Francisco: en la Iglesia necesitamos jóvenes valientes, santos en vaqueros y zapatillas.

Por eso querría dar voces para despertaros a ese amor que a mí me ganó. Quisiera poder deciros estos días la riqueza que cada uno sois, la gran dignidad, la gran belleza que sois a los ojos de Dios. Gracias por venir.

Gozad y disfrutad estos días. Tristeza y melancolía no la quiero en casa mía. Que cada uno haga por hacer sentir a los demás en casa y entre amigos. Estos días todos seremos los que al presente nos amamos en Cristo.

Poned los ojos en Cristo, amigo y compañero.

Andad en verdad. Sed auténticos. Dialogad sin mentir. Expresad lo que sentís.

Pedid ayuda y dejaos ayudar, buscad amigos de verdad y buenas compañías, para crecer.

Gustad durante estos días esa experiencia vibrante y única que es la oración, dialogad personalmente con Dios. Estad a solas con el que sabéis que os ama y al que queréis amar… Dejad que Él ilumine con su luz vuestra mente y toque vuestro corazón. Los amigos fuertes de Dios tienen un corazón fuerte, un corazón de carne, nunca un corazón de piedra.
Llenad con vuestra alegría y contento la ciudad amurallada. Dejadme ser amiga y compañera estos días para enseñaros el tesoro de la oración y la puerta para orar, dejadme mostraros por dentro el castillo de las Moradas secretas, donde habita como huésped que os espera siempre, el Capitán del amor, Jesús; prometo y doy fe que está tan presente, tan vivo y alegre hoy como a mí se me regaló: abridle la puerta y entrad vosotros también, juntos andemos estos días con Él.
Amigos fuertes, tiempos vendrán, y yo me holgaré, años después, que hablaremos a otros de lo que aquí se vivió. Pasa la brevedad de la vida, me dijo el Señor un día, pero ahora estamos aquí, y no estamos solos, ni huecos, somos afortunados de pisar esta tierra que nos bendecirá si nos dejamos bendecir.

Empleando vuestro mismo lenguaje, quiero dar al favorito de vuestro twitter y al me gusta del nuevo perfil de cada uno. Podríamos utilizar como perfil estos días una de mis frases favoritas: qué mandáis hacer de mí. Si le dais al ME GUSTA, todos la decimos unidos estos días: qué mandáis hacer de mí. La pronunciamos juntos ahora mismo…

Es tiempo de caminar. Juntos, con tan buena compañía y sin miedo, mis hijos y amigos jóvenes. Felices días:

¡Aventuremos la vida!”

02

Anuncios

1 Comment

  1. Muchas gracias. Lo estoy compartiendo. Que disfrutes mucho. Unidos en la oración. Lo sigo a través de radio María. Feliz día. Recuerdos a Miguel. Un fuerte abrazo Isabel Merchan Enviado desde mi Windows Phone ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s