Ver llover, sentir llover, dejarse empapar

Debía ser así, todo como la primera vez, como el primer momento, recibir todo como una bendición, en lugar de guarecernos y no disfrutar de las cosas bellas, de la sorpresa, de dejarse empapar, de sentir, de no temer constiparse, la sobreprotección, de abrir los brazos y dejarse mojar, de ser feliz por algo que para muchos es tan cotidiano que se vuelve pesado, aburrido y gris.

Si el río no baja dos veces con el mismo agua, cada gota de lluvia es distinta, no llueve dos veces igual, aunque todo nos parezca lo mismo.

Sólo los que son como niños pueden ver la diferencia, gracias Kayden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s