La Gracia de la Navidad de 1886, Santa Teresita

Fue el 25 de diciembre de 1886 cuando recibí la gracia de salir de la niñez; en una palabra: la gracia de mi total conversión…; aquella noche de luz comenzó el tercer periodo de mi vida, el más hermoso de todos, el más lleno de gracias del cielo…la obra que yo no había podido realizar en diez años Jesús la consumó en un instante, conformándose con mi buena voluntad que nunca me había faltado. Sentí, en una palabra, que entraba en mi corazón la caridad, sentí la necesidad de olvidarme de mí misma para dar amor a los demás, ¡y desde entonces soy feliz!

Saint Therese of Lisieux (right) and her sister Celine in 1881

Anuncios

Un pensamiento en “La Gracia de la Navidad de 1886, Santa Teresita

  1. Gracias por el post. Es que Thérèse es genial. En cualquier otra persona hubiera juzgado como una pretensión el sentirse convertida del todo -de hecho es una de las renuncias en la renovación del bautismo durante la vigilia de Pascua-. Pero a Teresita se lo admito todo.

    Conversión de 25 de diciembre. No podía haber mejor recuerdo. La Navidad, siendo un tiempo de gracia, tiene una trampa de sentimentalidad bajo el barniz de tiempo entrañable.

    Si es verdad que esperamos su vuelta -una vuelta de verdad- me parece muy bien lo de las tres venidas y una venida intermedia, pero siempre que sea real y no mero recuerdo. No me gusta jugar a “como si viniera”.

    Me gusta el título… “La gracia …”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s