Gastronomía Carmelitana Recetas

«La mística también hace cultura de la comida y la incorpora a su doctrina, a veces como símbolo», tal y como evidencian las no pocas referencias que Teresa de Jesús y Juan de la Cruz hicieron a la alimentación, varias de las cuales están recogidas en el interesante prólogo de Gastronomía carmelitana, el cual recoge, entre otros datos históricos de interés, cuál fue la comida que prepararon a la Santa cuando llegó a Alba de Tormes en el que fue su último viaje por los caminos de este mundo.

 

Gastronomía Carmelitana Recetas by abunadi

 

 

Manuel Diego Sánchez, carmelita y director de Editorial de Espiritualidad, explicó que con esta iniciativa, además de conjurar «el peligro de pérdida que había de esos dos recetarios» (que habían sido publicados en 1922 y 1967 y que son considerados «textos fundamentales de la cocina carmelitana»), ponen al alcance de cualquier interesado en el mundo de la cocina unas recetas «perfectamente trasladables al tiempo de Santa Teresa y San Juan»

 

A través de estos videos, además de recetas, son destacables las anécdotas que cuenta el Padre Manuel Diego sobre Santa Teresa de Jesús y las alusiones a la comida:

 

 

 

.

Anuncios

2 Comments

  1. Curioso el recorrido culinario. En realidad no es que lo encuentre novedoso, sino que no me había parado a fijarme mejor. Detrás del apunte de que “Dios anda entre los pucheros” podría haberme preocupado algo más de lo que se cuece en ellos… Siempre hay una cosa que se me ha hecho extraña… el motivo de la privación de la carne en la alimentación… tal vez sea una cuestión de época cultural. Por ejemplo, para mi, que no soy excesivamente proclive a la carne, (aunque en cualquier lugar que llego suelo tomar de lo que me ofrecen, es decir, de casi todo), tal vez me resultaría mayor privación prescindir del pescado, o la fruta… Si la privación tuviera un origen penitencial ¿por qué no primero de alimentos agradables al paladar, como los dulces o el licor? Aunque muchas veces la mejor privación es no seguir el propio criterio. Tampoco soy entusiasta del alcohol, y de hecho no me sienta bien, pero se admite un licorcito dulce, carmelitano… ¿por qué no?
    Si fuera por felicidad, pan y agua es bastante.
    Gracias por traer a la Teresa Cocinera…

    1. Gracias Miriam por tus aportaciones.

      Me gusta eso que dices de Dios entre los pucheros, en lo que se cuece en ellos, y según te leo, ¿por qué no, Dios cuando se cultiva, cuando hace crecer, en la recolección, en el transporte, en quien hace el puchero, trae la leña, enciende la llama …?

      Buen fin de semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s