Virgen del Carmelo, ¡Felicidades!

 

maricarmen

El mar se vuelve tranquilo

El sol brilla en el cielo

Las sirenas de los barcos

Te felicitan en tu santo

Virgen-del-Carmen2

La fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo es una de las celebraciones marianas más populares y más queridas en el pueblo de Dios. Casi espontáneamente nos traslada a la tierra de la Biblia, donde en el siglo XII un grupo de ermitaños comenzó a venerar a la Virgen en las laderas de la cordillera del Carmelo. De este pequeño grupo de hermanos, reunidos junto a la fuente de Elías, nacerá lo que hoy es la Orden de los Carmelitas, consagrada a la Virgen del Monte Carmelo, Madre del Señor.

En la Escritura se hace referencia muchas veces a la vegetación exuberante del sagrado monte del Carmelo (cf. Is 35,2; Cant 7,6; Am1,2), ligado desde antiguo a la experiencia de Dios a través de la vida y el ministerio del profeta Elías (1Re 18,19-46). La frondosidad y la belleza del Carmelo evocaban aquella otra belleza que adornó siempre a María: su docilidad a la palabra de Dios, su oración callada y su fe inquebrantable. A ella se le pueden aplicar con razón las palabras del profeta Isaías: “Le han dado la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón” (Is 35,2).

Aquella pequeña nube, contemplada por Elías como presagio de la bendición de la lluvia, ha sido vista como un signo de María. Ella, la pequeña “sierva del Señor” (Lc 1,38), pequeña y fecunda como la nubecilla del Carmelo, con su fe y su disponibilidad al proyecto salvador de Dios ha representado para la humanidad un nuevo inicio en la historia de la salvación. En ella, “pequeña nube” elegida desde siempre por Dios, se ha escondido el Verbo eterno para dar la vida al mundo. En la tierra de la Biblia, además, la lluvia era una expresión privilegiada de la bendición divina y aparecía íntimamente ligada al don de la tierra. Por eso la lluvia del Carmelo también evoca la figura de María: ella es, en efecto, la “llena de gracia” (kejaritoméne) (Lc 1,28), la “bendita entre las mujeres” (Lc 1,42).

Virgen del Carmen

Como los antiguos marineros, que leían las estrellas para marcar su rumbo en el océano, María como estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles del mundo, hacia el puerto seguro que es Cristo. Cuando Palestina fue invadida por los sarracenos, los Carmelitas tuvieron que abandonar el Monte Carmelo. Una tarde gozosa, mientras cantaban la Salve, se les apareció la Virgen y les prometió que sería su Estrella del Mar, por la analogía de la belleza del Monte Carmelo que se alza como una estrella junto al mar Mediterráneo, dando cumplimiento a la profecía de Zacarías: “Aquel día se unirán al Señor muchos pueblos y se harán pueblo mío” (Zacarías 7,14).

 

 

virgen del Carmen

 

Virgen del Carmen, faro del Carmelo,

vela y timón de mi barquilla a vela,

estrella y norte que guía mi estela

y marca el derrotero rumbo al cielo.

Sobre el mar proceloso y su señuelo

tu mirada materna centinela,

tu manto es mi bandera y mi tutela,

tu escapulario, logotipo de tu vuelo.

Faro, guía y timón de mi barquilla,

Virgen del Carmen, timonel experto,

que conoces mi mar, milla tras milla

y me haces navegar, seguro, cierto,

para alcanzar, sin miedo, la otra orilla.

¿Quién como tú para guiarme a puerto?

Poema de José Luis Martínez SM

Anuncios

2 pensamientos en “Virgen del Carmelo, ¡Felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s