Ver o no ver, esa es la cuestión

Ayer pasaba por el Metro de Madrid. Iba a coger el tren de la línea 10, en Plaza de Castilla, dirección Puerta del Sur.

Mientras bajaba el último tramo de las escaleras mecánicas, estando pendiente de si venía  o no venía el tren, percibía una música de un teclado, que cada vez era más perceptible interpretando música actual.

Llegado abajo de dicho tramo, encaminándome al andén, pude comprobar que era un muchacho joven quien extendía sus manos sobre el teclado y nos mostraba a todos su música.

Pero, mira por donde, había algo particular.

Y casi todos estábamos ciegos a ello, hasta que pude apreciar un movimiento clásico de cabeza, parecido al de Steve Wonder, y me fijé más detenidamente.

Aquel joven, tocaba de oídas, sin partituras, y estaba ciego, completamente ciego. El bastón detrás de él, apoyado sobre la pared lo confirmaba.

La escena también fue percibida por una muchacha que iba a pasar de largo, como la mayoría, pero que percibió algo, y dando marcha atrás, se acercó al joven.

La valentía de aquel músico, la magia en sus dedos y estilo, sólo la pudo contemplar quien pudo ver un poco más allá de lo que nos embarga día a día.

Pero os voy a contar otro caso también ocurrido en el metro:

Un hombre se dispuso en una estación de metro en Washington DC y comenzó a tocar el violín, era una fría mañana de enero. Tocó seis piezas de Bach durante unos 45 minutos. Durante ese tiempo, ya que era hora punta, se calcula que 1.100 personas pasaron por la estación, la mayoría de ellos en su camino al trabajo.

joshua-bell-metroTres minutos pasaron, y un hombre de mediana edad percibe que había un músico que toca. Se aminoró el paso y se detuvo por unos segundos, y luego se apresuró a cumplir con su horario.

Un minuto más tarde, el violinista recibió su primer dólar de propina: una mujer arrojó el dinero en la caja y sin parar, siguió caminando.

Unos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escucharle, pero el hombre miró su reloj y comenzó a caminar de nuevo. Es evidente que se le hizo tarde para el trabajo.

El que lleva la mayor atención fue un niño de 3 años. Su madre marcaba un paso largo, se apresuraba, pero el chico se detuvo a mirar al violinista. Por último, la madre le empuja para que arranque, y el niño siguió caminando, volviendo la cabeza todo el tiempo. Esta acción fue repetida por otros niños. Todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir adelante.

A los 45 minutos que el músico tocó, sólo 6 personas se detuvieron y permanecieron por un tiempo a verle, pero siguió caminando a su ritmo normal.

Se recaudó $ 32.

Cuando terminó de tocar y vino el silencio, nadie se dio cuenta. Nadie aplaudió, ni hubo ningún reconocimiento.

Nadie lo sabía, pero el violinista era Joshua Bell, uno de los músicos con más talento del mundo. Él había interpretado una de las piezas más complejas jamás escritas, en un violín por valor de 3,5 millones de dólares.

Dos días antes de estar en el metro, Joshua Bell agotó todas las entradas en un teatro en Boston, donde los asientos costaban un promedio de $ 100.

Joshua Bell en el Metro y en Concierto

La noticia en El Mundo:

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/04/10/comunicacion/1176170531.html

Joshua-Bell-Metro '

Esta es una historia real.

Joshua Bell tocando de incógnito en la estación de metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de la gente.

Las líneas generales fueron los siguientes: en un entorno común, a una hora inapropiada: ¿Percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las posibles conclusiones de esta experiencia podrían ser:

Si no tenemos un momento para detenernos y escuchar a uno de los mejores músicos del mundo tocando la mejor música jamás escrita, ¿cuántas otras cosas nos estamos perdiendo?

Anuncios

Un pensamiento en “Ver o no ver, esa es la cuestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s