SANTA TERESA Y SAN JUAN DE LA CRUZ (convergencias y divergencias)

EN EL LIBRO DE LAS FUNDACIONES

ivoox convergencias y divergencias Sta Teresa y S Juan de la Cruz

Descargar mp3

Contamos con la presencia de alguien que ciertamente no necesita presentación, porque quien se acerca a Teresa y quien se acerca a Juan de la Cruz, antes o después, entra en contacto con el P. Maximiliano Herráiz, quien lleva toda una vida dedicada y consagrada al estudio de nuestros místicos, a dar cursos por toda la geografía del mundo, pero sobre todo a vivir y manifestar ese carisma y esa espiritualidad teresianosanjuanista.

Es de agradecer que pueda estar con nosotros, dado que su destino actual está en el continente africano, donde sigue trabajando, y donde sigue manifestándose siempre tan disponible para colaborar en todo lo que tiene que ver con nuestros santos Teresa y Juan. Maximiliano fue el iniciador el primer director del Centro Internacional Teresiano, profesor en la Facultad de teología de Valencia.

clip_image002

P. Maximiliano Herráiz, ocd

clip_image002[7]Creo que hay que leer las Fundaciones teniendo muy presente este símbolo interior del castillo interior. La formación del castillo interior, es decir de la personalidad cristiana, de cada uno de nosotros, como de la comunidad cultural.

Vamos a entrar en la convergencia grandísima de ambos sin que tengan que renunciar a sus peculiaridades, manteniéndose cada uno fiel a su carisma personal, seguían trabajando juntos en la construcción de comunidades.

El libro de las fundaciones Teresa nos presenta la personalidad de este hombre, Juan de la Cruz, que le encontró en Medina del Campo antes de la segunda fundación.

Ella tiene unos 50 años, y él 25; joven, recién ordenado sacerdote, estando para decir su primera misa, Teresa le invita a participar en su proyecto, mientras él quería irse a la Cartuja.

Rápidamente Teresa intuye su valía humana, llegando a decir que ‘en toda Castilla no he encontrado otro como él’…, y lo incorpora a su empresa de fundadora.

Juan regresa a Salamanca e inicia estudios de teología.

En agosto abandona Salamanca para acompañar a Teresa en su fundación femenina de Valladolid.

En 1568 funda en Duruelo el primer convento de la rama masculina del Carmelo Descalzo siguiendo la «Regla Primitiva» de San Alberto, como un retorno a la práctica original de la orden.

Juan se convierte en uno de los principales formadores de esta reforma carmelitana.

En 1572, invitado por Teresa de Jesús, va al Convento de la Encarnación en Ávila, donde asumirá las tareas de vicario y confesor de las monjas.

clip_image002[9]

(Locutorio en el Convento de la Encarnación de Ávila donde hablaban Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, 1572-1577, siendo éste capellán y confesor)

Permanecerá aquí hasta finales de 1577, por lo que acompañará a la madre Teresa a la fundación de diversos conventos de descalzas, como el de Segovia.

Se establece el diálogo entre ambos dando forma al estilo que ambos maestros llevan, aunando experiencia y reflexión.

Conferencia aportada por www.mistica.es

 

 

 

+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s