El susurro de Dios

 

El susurro de Dios en la cueva donde estaba Elías y el silbo de los aires amorosos en San Juan de la Cruz por el P. Salvador Ros, carmelita descalzo.

Ir a descargar

Mi Amado las montañas,


los valles solitarios nemorosos,


las ínsulas extrañas,


los ríos sonorosos,


el silbo de los aires amorosos,


la noche sosegada


en par de los levantes de la aurora,

la música callada,


la soledad sonora,


la cena que recrea y enamora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s